“Mi parto fue mágico, protegido por el amor y conocimiento de mis parteras”

Mi embarazo fue el proceso más dulce de mi vida; mis Parteras siempre me trataron con paciencia y comprensión, con mucha empatía, y afortunadamente contrarrestaron todos los miedos que tenía al conocer las historias de otras mamás que tuvieron su parto en hospital.

Mi bebé nació a las 42 semanas y tres días, después de tres días de labor de parto con contracciones todo el tiempo... con el cordón umbilical más largo que he visto, enredado en brazos, piernas y cuello, nació en casa, nació tranquilo, rodeado de amor. Bajo los cuidados de dos Parteras que nos cuidaron todo el tiempo. La experiencia más increíble de mi vida.

— María Gisela Neri, 31 años

"La mayor parte de la labor de parto estuve sola, en comunicación  telefónica con la partera"

Tuve un embarazo radiante, las 40 semanas las disfruté con todos los cambios en mi cuerpo, cada vez que acudía a consulta con las parteras me permitían confirmar mi estado de bien-estar, tranquilidad y felicidad. Disfrutaba tanto poder hablar de mis emociones más que de la parte física. 

La mayor parte de la labor de parto estuve sola, en comunicación  telefónica con la partera, ya cuando estuve con ellas, que fue una hora antes del alumbramiento, su compañía y guía fue tan cálida y amorosa que por ello describo mi parto como un evento hermosamente doloroso.

— Gabriela Montoya, 40 años

— Alejandra Lara, 28 años

"Te sientes tranquila, segura y sin miedo"

De mi niño anterior, el parto fue tranquilo y venía a mis citas y ejercicios prenatales, muy diferente a los otros dos que fue en hospital y doctor. Te sientes tranquila, segura y sin miedo. Las parteras fueron muy amables, te tratan con cariño y te hacen sentir confianza.

“La maternidad debe ser cuidada por mí y por mujeres sensibles para eso”

— Andrea Yamilet García, 24 años