¿SABÍAS 

QUÉ...?

  • La partera no sólo está contigo en el parto. Una partera es una compañera, una aliada que puede estar contigo desde el momento en que planeas el embarazo, atención del trabajo de parto y parto, hasta el cuidado de tu bebé durante los dos primeros años de vida. Una partera de hoy también te acompaña después del embarazo, recomienda métodos anticonceptivos e incluso cuidados hasta la menopausia.

  • La partería tradicional es una práctica de nuestra cultura desde hace miles de años. Actualmente las parteras tradicionales siguen muy presentes en comunidades indígenas pero incluso trabajan en las grandes ciudades y dentro de las instituciones de salud para promover técnicas ancestrales que hoy en día se conocen están basadas en evidencia y que favorecen el trabajo de parto y parto.

  • Las parteras profesionales estudian en escuelas de partería o en escuelas de enfermería. Los médicos también pueden considerarse parteras/os.

  • La partería profesional utiliza conocimientos científicos y con eso contribuye a disminuir la violencia obstétrica, la muerte materna y la muerte neonatal.

  • Para decidir si tu parto será vaginal o por cesárea es importante considerar que las cesáreas traen consigo varias consecuencias importantes como:

    • Se relacionan con menos lactancia materna

    • Mayor facilidad de alergias para la persona recién nacida

    • Mayor riesgo de infecciones para el bebé

    • Mayor riesgo de obesidad y diabetes para el recién nacido

Tú puedes elegir una forma de parir con libertad y en un ambiente cálido y seguro. Al estar con una partera, ella se convierte en una aliada durante todo el proceso del embarazo, parto y puerperio. Para elegir como tener tu parto es importante considerar lo siguiente:

  • Tu historia clínica:

    • Existencia de padecimientos PREVIOS como presión arterial elevada, problemas cardiovasculares, diabetes, cáncer, entre otros.

    • Si ya has tenido otros partos, recordar si tuviste algún problema de alto riesgo, ya que en ese caso, debes acudir desde el inicio con tu médico.

    • Padecimientos genéticos o hereditarios que pudieran impactar en tu bebé.

    • Si tuviste pérdidas de embarazos anteriormente o problemas para lograr el embarazo, es importante mencionarlo a la partera.

  • Un embarazo gemelar o múltiple puede requerir cuidados especializados.

  • Si prefieres un trato más personalizado y cercano, una partera puede ser la opción para ti.

¿CÓMO

 ELEGIR 

 MI PARTO?

 

 

LIGAS

DE 

INTERÉS